La ecocardiografía de su hijo

¿Qué es una ecocardiografía?  

La ecocardiografía es una prueba con imágenes en la que se emplean ondas de sonido (ultrasonido) para generar fotografías del corazón.

La ecocardiografía transtorácica es una ecocardiografía en la que se pasa una sonda (transductor) por el pecho del niño. Esta prueba puede revelar si hay problemas con la estructura o el funcionamiento del corazón. Por ejemplo, puede mostrar patrones del flujo sanguíneo, la eficiencia del bombeo cardíaco o si el corazón está agrandado.

La ecocardiografía transesofágica es parecida a la ecocardiografía transtorácica, pero se pasa la sonda por el esófago. Ya que el esófago está situado justo detrás del corazón, la ecocardiografía transesofágica generalmente produce imágenes más nítidas que una ecocardiografía transtorácica tomada desde el exterior del tórax. Se administra un sedante para realizar la ecocardiografía transesofágica. 

¿Por qué podría necesitar una ecocardiografía mi hijo?

Puede que el proveedor de atención médica de su hijo le pida una ecocardiografía para lo siguiente:

  • Evaluar un defecto cardíaco

  • Analizar la estructura y la función del corazón

  • Analizar la estructura y la función de las válvulas cardíacas

  • Comprobar si el corazón está agrandado

  • Evaluar los patrones de flujo sanguíneo

  • Determinar si el corazón bombea con eficiencia

Cómo prepararse para una ecocardiografía transesofágica

Le indicarán si el niño debe estar sin comer ni beber por un período determinado antes de la prueba. Siga estas instrucciones atentamente.

Cómo ayudar a su hijo a prepararse

Usted puede ayudar a su hijo preparándolo de antemano. La manera de hacerlo dependerá de las necesidades particulares del niño.

  • Explíquele en qué consiste la prueba, en términos sencillos y resumidos. Los niños pequeños no mantienen la atención durante períodos largos; por lo tanto, esto debe hacerse poco antes de la prueba. A los niños mayores puede dárseles más tiempo para entender la prueba de antemano.

  • Asegúrese de que el niño comprenda las partes de su cuerpo que estarán involucradas en la prueba.

  • Describa lo mejor que pueda lo que el niño sentirá durante la prueba. Para realizar una ecocardiografía transesofágica con sedación, podrían insertarle una sonda intravenosa en el brazo o la mano para administrarle medicamentos que lo ayuden a relajarse. Esto puede producir un pinchazo breve. Su hijo no sentirá ninguna molestia una vez que surtan efecto los medicamentos.

  • Deje que su hijo haga preguntas y contéstele con sinceridad. Es posible que el niño se ponga nervioso o tenga miedo. Quizás incluso llore. Tranquilícelo diciéndole que usted va a estar en la sala o en las cercanías durante la prueba.

  • Use los servicios del hospital. Muchos hospitales cuentan con un especialista en la vida infantil. Esta persona recibió capacitación especial para ayudar a los niños a comprender qué sucederá mientras estén en el hospital. Podrían usarse libros, videos, muñecos y juguetes como ayuda para explicar el procedimiento a su hijo. Asegúrese de preguntar al médico de su hijo sobre los recursos disponibles en el hospital.

Información que debe dar al técnico o al médico

Avise al técnico o al médico si a su hijo le aplica alguna de las siguientes afirmaciones:

  • Está tomando algún medicamento.

  • Tiene problemas para tragar.

  • Tuvo una cirugía o una enfermedad esofágica o gástrica.

  • Es alérgico a cualquier medicamento o sedante.

Qué sucede durante la ecocardiografía transtorácica o la ecocardiografía transesofágica

Por lo general, un técnico realiza la ecocardiografía transtorácica y luego un cardiólogo especialmente capacitado la interpreta. En el caso de la ecocardiografía transesofágica, el cardiólogo realiza el procedimiento además de interpretar los resultados. Un cardiólogo es un médico que puede diagnosticar y tratar problemas del corazón. Las pruebas se realizan en un hospital. La ecocardiografía transtorácica y la ecocardiografía transesofágica duran entre 30 y 60 minutos aproximadamente.

  • Pregunte al proveedor de atención médica de su hijo si usted puede quedarse con el niño durante la prueba.

  • En la ecocardiografía transtorácica, su hijo se acuesta sobre una mesa de examen con el pecho al descubierto.

  • Si le van a hacer una ecocardiografía transesofágica, al niño le administran un calmante y un medicamento que lo relaja o lo hace dormir (sedante). Estos se administran ya sea por la boca o a través de una sonda intravenosa. O bien, pueden darle un medicamento para que se duerma y no sienta dolor (anestesia). Esto se hace con una mascarilla o por vía intravenosa. Si al niño le van a hacer una ecocardiografía transtorácica, estos medicamentos se administran en muy raras ocasiones.

  • A su hijo podrían introducirle un tubo respiratorio por la tráquea para realizarle una ecocardiografía transesofágica. Ciertos dispositivos especiales monitorean la frecuencia cardíaca, la presión arterial y los niveles de oxígeno del niño.

  • En la ecocardiografía transtorácica, le aplicarán un gel transparente, sin grasa, sobre la piel. A continuación, el médico desplaza encima del tórax una pequeña sonda (transductor). Este dispositivo genera las ondas de sonido necesarias para formar las imágenes del corazón de su hijo en la pantalla de un monitor.

  • Durante la ecocardiografía transesofágica, se usa una varilla larga y flexible con una sonda (transductor) en un extremo para tomar imágenes del corazón de su hijo. En primer lugar se le duerme la garganta a su hijo. La varilla se lubrica para que pueda deslizarse fácilmente y luego se introduce por la garganta al interior del esófago. El médico mueve la varilla hacia arriba, hacia abajo y a los lados para examinar el corazón de su hijo desde distintos ángulos. Como sucede en la ecocardiografía transtorácica, las imágenes del corazón de su hijo se presentan en una pantalla.

¿Cuáles son los riesgos y las posibles complicaciones de la ecocardiografía transesofágica?

  • Reacción al sedante o a la anestesia

  • Dolor de garganta o problemas para tragar

  • Lesiones en los dientes, la boca, el esófago o el estómago (con poca frecuencia)

Qué sucede después de la ecocardiografía transtorácica o de la ecocardiografía transesofágica

  • Si le han dado un sedante o anestesia al niño, lo trasladarán a una sala de recuperación. El efecto de los medicamentos tardará de 1 a 2 horas en desaparecer.

  • A menos que le indiquen lo contrario, su hijo puede reanudar su rutina normal y su dieta enseguida.

  • Después de una ecocardiografía transesofágica, es posible que a su hijo le duela la garganta. Si tiene la garganta dormida, su hijo tendrá que ser cuidadoso por varias horas cuando coma.

  • Es posible que el médico le explique los resultados preliminares después del examen. Le darán los resultados completos una vez que las imágenes se hayan revisado totalmente. 

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Llame al proveedor de atención médica el niño presenta lo siguiente:

  • Dolor de garganta o dificultades para tragar que duren más de 24 horas

  • Falta de aliento o tos que no mejora

Revisor médico: Anne Clayton APRN
Revisor médico: Glenn Gandelman MD MPH
Revisor médico: Lu Cunningham RN BSN
Última revisión: 12/1/2019
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.